Botsuana,  Viaje

Dos maneras de ver el Delta del Okavango

Si estas buscando lugares únicos y maravillosos, tienes que ver el Delta del Okavango. Es uno de los lugares más especiales que encontraras en este planeta.

El río Okavango en su entrada en Botsuana toma forma de serpiente entre dos fallas geológicas y su agua al contrario que el resto de deltas acaba en una llanura anegada. El desierto del Kalahari aprovecha este agua pero se desconoce hasta dónde llega.

Con una superficie entre 15.000 kmy 22.000 km2 tiene una gran fauna. Destacan los leones nadadores que debido a la gran cantidad de agua tienen que entrar en ella para cazar sus presas.

Además podrás ver elefantes, búfalos, leopardos, cocodrilos, hipopótamos y muchos más.

Desde el río podrás ver una de las puestas de sol más espectaculares, sin ruido, únicamente con el sonido del agua y de algunas aves y con un sol de color rosa único.

Pero, ¿Cómo podemos verlo?

Por aire, en avioneta o helicóptero

Una de las mejores formas de hacernos una idea de la extensión de este maravilloso lugar, es verlo desde el aire. Podrás ver la forma serpenteante del rio Okavango, las islas que se forman entre el agua, los hipopótamos bañándose en grandes grupos o corriendo por tierra, el tamaño de los elefantes y la gran vida que hay fuera del agua.

Desde algunos alojamientos, tienes la posibilidad de contratar salidas en helicóptero para sobrevolar y ver el Delta del Okavango. Duran unos 30 minutos y su precio es de 2000 Pulas (unos 170 Euros) por persona dependiendo de la empresa con la que lo contrates.

Si vuelas desde alguna zona del Delta del Okavango en avioneta también podrás disfrutar de las preciosas vistas desde el aire. Esta es una buena forma de moverte mas rápido que por tierra.

Por agua, en lancha, barco o en mokoros

Ahora que ya sabes lo grande que es, la forma del rio y los animales que merodean, toca acercarse a ver el Delta del Okavango. 

Si buscas el transporte tradicional que han usado para trasladarse por el rio Okavango, tendrás que hacerlo montado en los mokoros. Son canoas de madera que utilizaban para poder pasar por las zonas en las que no había mucha profundidad y que una persona empujaba desde atrás con un palo.

Si te animas a pasearte en una hazlo al atardecer, veras como el sol rosa se pone en el agua en completo silencio.

Desde estas canoas podrás ver hipopótamos, elefantes y mucha vida animal además de pasar entre papiros y preciosos nenúfares.

Otra forma para moverte por agua es en pequeñas lanchas en las que a gran velocidad podrás desplazarte de un lugar a otro o también podrás hacer salidas para ver animales como los cocodrilos.

Y, por último, tienes la opción de alojarte en un hotel-barco y dormir en aguas del Delta del Okavango. Podrás disfrutar de un paseo por las zonas donde el río tiene más anchura y disfrutar de la vida que hay a ambas orillas.

En algunos tramos del rio verás a campesinos trabajando en la tierra y por la noche escucharas a ruidosos hipopótamos bañándose. 

Los barcos tienen pequeños camarotes para dos personas y baños compartidos para todos los huéspedes. 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *