Egipto,  Viaje

Templo de Abu Simbel

De todas las joyas que encontraras en Egipto, el Templo de Abu Simbel es una de las más impresionantes. Nunca olvidaremos el día en el que, de noche, entramos en este enorme Templo. Tuvimos la gran suerte de ser los primeros en llegar (será porque fuimos los que más madrugamos) y poder disfrutar del primer contacto en silencio.

Enterrado en la arena hasta el S. XIX está dedicado al Faraón Ramses II. Tuvo que ser trasladado piedra a piedra desde su ubicación original hasta la actual para que no quedara oculto bajo el agua del lago Nasser debido a la construcción de la presa de Asuán.

En la fachada, verás cuatro inmensas estatuas de más de 20 metros de altura de Ramsés II, talladas directamente en la piedra. Entre estas cuatro estatuas hay otras más pequeñas que representan a su familia.

Una vez dentro, en la sala hipóstila, podrás ver varios relieves, en especial el de la batalla de Qadesh, donde hay una imagen de Ramsés II en su carro siguiendo a los guerreros hititas.

A continuación te encontraras con el santuario donde se encuentran las estatuas de cuatro dioses: Ramsés II, Ra Hor-Ajti, Amón y Ptah.

Lo increíble de este templo es que fue construido de tal forma que los días 21 de octubre y 21 de febrero los primeros rayos del sol entraban 60 metros a lo largo del templo iluminando las estatuas de Ramses II, Ra Hor-Ajti y Amon. Pero, y ¿Por qué no la estatua de Ptah? Porque esta estatua pertenece a un dios del inframundo y como tal debe permanecer siempre en la oscuridad.

Seguro que también te preguntas que tienen de especial esos dos días, y es que, según expertos, esos días serían el día del nacimiento y de la coronación de Ramses II.

Aunque durante el traslado del templo los ingenieros intentaron que el sol entrara en los mismos días, la posición no es la exacta y hoy en día los rayos de sol entran un día más tarde. Así que si quieres ver este fenómeno tendrás que visitar el templo los días 22 de octubre o 22 de febrero.

Junto al Templo de Ramsés II se encuentra el Templo de Nefertari, su primera esposa y la preferida. También llamado Templo de Hathor, fue construido por orden de Ramsés II para homenajear a su esposa, siendo uno de los pocos templos dedicados a una mujer en el Antiguo Egipto.

La fachada del templo tiene seis colosos de 10 metros de altura, cuatro de Ramsés II y dos de Nefertari.

Al entrar en la sala hipóstila puedes ver la adoración a seis diosas y la ofrenda de Ramsés II a Amon-Ra. Desde aquí se pasa al vestíbulo para acceder al santuario donde se encuentra la diosa Hathor saliendo de la roca.

 

¿Cómo llegar al Templo de Abu Simbel?

La verdad es que debido a su situación, en la frontera con Sudán, el acceso es más limitado.

 

→ En avión

Es la opción más cómoda y rápida. Junto al templo se encuentra el aeropuerto de Abu Simbel. 

 

→ Por carretera

Está es la opción más barata y la que más tiempo te llevará. Llegar por tu cuenta será casi imposible ya que la carretera esta llena de controles militares que te prohibirán circular solo.

Por ello tendrás que ir con un grupo con guía o con un guía para poder pasar hasta el templo.

Te tocará madrugar MUCHO. Dependiendo del grupo con el que vayas pero nosotros salimos desde el barco sobre las dos y media de la mañana.

Y, ¿Por qué digo barco? Porque es una de las maneras de llegar a Asuán. Desde Luxor puedes subirte a un crucero que recorre el Nilo hasta Asúan, parando por el camino para visitar otros lugares como Edfu.

También puedes llegar desde El Cairo en autobús o tren El tren y el autobús son más baratos pero te llevará más de 12 horas.

Nosotros te recomendamos que lo hagas en barco. El crucero por el Nilo es una experiencia única, las orillas del río tienen muchísima vida, niños jugando, pescadores, animales, agricultores, grupos de gente charlando,…

Los autobuses hacia Abu Simbel salen desde Asuán. Desde aquí el trayecto en autobús por el desierto es de unos  270 km y dura aproximadamente entre 3 y 4 horas, en las que podrás dormir o disfrutar del millón de estrellas que se ven. De verdad, hemos estado en lugares en los que no había nada de contaminación lumínica como Maldivas y otros puntos de Africa, pero la cantidad de estrellas y su brillo eran increíbles en esta zona.

El precio de la entrada es de 200 EGP (10 € aprox.) y el horario es de lunes a domingo desde las 5 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

Si para visitarlo tienes pensado contratar una excursión, ten cuidado, si vienes en el barco o dependiendo de donde la reserves que no te engañen con el precio.

Si no traes la excursión cerrada desde tu agencia, en el barco te la ofertaran por unos 90 o 100 euros. No pagues este dinero, hay páginas web en las que la misma excursión cuesta 70 euros. También puedes regatearlo con el guía, en Egipto se regatea todo y aunque creas que no vas a conseguir nada, nosotros le pagamos al guía 70 euros.

Si quieres hacer fotos,  dentro del templo esta prohibido. Desde la puerta si que puedes hacer fotografías hacia dentro aunque como todo en Egipto, si llegas a un acuerdo con la persona que esta vigilando puede que te deje hacer fotos dentro.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *